Beneficios de tener tu propia piscina

Cuando la mayoría de la gente escucha la palabra “piscina”, piensa: “verano, relajación, ejercicio, diversión”. Recuerdan todos los baños frescos y refrescantes que tomaban durante los días calurosos del verano. Las reuniones, las fiestas y, por supuesto, las carreras de relevos. El punto es que la gente asocia las piscinas con cosas positivas.

Si estás leyendo esto, probablemente estés pensando en comprar una piscina. O tal vez estás barajando la idea, y sólo obtienes algunas respuestas. De cualquier manera, los hechos son hechos: tener tu propio oasis personal en el patio trasero para relajarse y derretirse es un gran incentivo por sí mismo. Pero los beneficios de poseer una piscina se extienden mucho más allá de la conveniencia obvia.

¿Por qué instalar una piscina en casa?

Una piscina abre la puerta a un estilo de vida que mejora su salud y le da más tiempo para vivir. Más tiempo con la familia y los amigos, más tiempo para hacer ejercicio y más tiempo para refrescarse (física y mentalmente). Uno de los mayores beneficios para la salud de las piscinas es que ofrecen una forma de ejercicio de bajo impacto.

En comparación con actividades como correr y trotar, la natación sólo pone 1/4 de tensión en el cuerpo. Esto significa menos presión sobre los músculos y las articulaciones. Por esta razón, la natación es una excelente alternativa para las personas con artritis o dolor articular.

Perfecto para terapia acuática

Las piscinas también proporcionan el ambiente perfecto para la hidroterapia. Mientras que usted puede siempre conseguir sus sesiones de la terapia adentro en la piscina de la comunidad o el gym local, no hay nada absolutamente como su propio espacio acuático personal.

La terapia acuática típicamente involucra pesas de agua y envolturas corporales pesadas y sirve como otra gran opción para personas con condiciones óseas o musculares.

Alivia el estrés (físico y mental)

Mirando a través de la tranquila superficie de una piscina mientras la luna arroja su resplandor sobre el agua. Hay algo extrañamente terapéutico en eso, ¿no? ¿Y esa sensación de ingravidez que tienes al deslizarte por la superficie? Pura felicidad. Resulta que nadar tiene un efecto en nuestros cerebros que reduce el estrés y la ansiedad. Speedo hizo un estudio sobre ello:

  • Meterse en la piscina es la forma perfecta de relajarse después de un día ajetreado, con un 74% de los encuestados de acuerdo en que la natación ayuda a liberar el estrés y la tensión.

  • Nadar es el ejercicio ideal para “sentirse bien”, con un 68% diciendo que estar en el agua les ayuda a sentirse bien consigo mismos.

  • Más de dos tercios de los encuestados consideran que la natación puede tener un impacto mental positivo, con un 70% de acuerdo en que les ayuda a sentirse mentalmente renovados.

  • Y como la natación es de bajo impacto, naturalmente alivia una cantidad significativa de presión sobre el cuerpo, lo que a su vez reduce el estrés físico.

You may also like